mayo 2011

Eric Young Jr. Sería Ascendido

Todo indica que el joven infielder Eric Young Jr. será ascendido en los próximos minutos como el movimiento que corresponde luego de la puesta en asignación de José Celestino López. Mantenganse en sintonía.

Volver a empezar

Ahora los Rockies de Colorado se encuentran por debajo de .500, luego de la derrota que recibieran de manos de los Diamondbacks de Arizona 6-3. En estos días, varios movimientos se han producido en la cueva de los rocosos, algunos producidos por la gerencia y otros, muy lamentables, debido a las lesiones.

Franklin Morales y Felipe Paulino ya no están con el equipo, ahora se encuentran con Boston y Kansas City, respectivamente. Ya sabemos la poca suerte que corrieron dentro del bullpen, sobre todo ante la necesidad imperiosa que el relevo mantuviera los margenes existentes en cuanto a anotaciones. Los Rockies no se han caracterizado precisamente por una tórrida ofensiva.

Lo peor fue la pérdida de Jorge de la Rosa. El serpentinero había sido un oasis de estabilidad, junto a Jhoulys Chacín, sobre todo cuando Ubaldo Jiménez ha tenido un largo y dificil camino hacia la recuperación.

Con un Jiménez que se muestra muy distinto al que vimos en 2010, y con Chacin en quien todavía no se puede apostar todas las fichas, más por un tema de experiencia que cualquier otra cosa, los Rockies siguen emprendiendo esta temporada con una pieza muy importante fuera de acción.

Claro, luego que Buster Posey se lesionara también, además con el resto de 2011 en recuperación; comienzan las especulaciones. El Novato del Año de la Liga Nacional de 2010 fue la pieza ofensiva clave en cuanto a producción para que los Gigantes llegaran a siquiera avanzar a la postemporada. Ahora que no está, pareciera que la División Oeste del Viejo Circuito pudiera convertirse en un territorio abierto a cualquier posibilidad.

Pero también, si somos más exigentes, podremos pensar que los Dodgers con sus innumerables problemas gerenciales, y los Diamondbacks con una ofensiva inerte, no podrían igualar aún a San Francisco y Colorado, quienes aún muestran argumentos. Estos últimos esperan que, como resultado inevitable de la naturaleza del béisbol, Carlos González y Troy Tulowitzki vuelvan a producir.

Podrán los Rockies entender que ya Seth Smith no debe ser sentado contra los zurdos? Podrán hacer los movimientos necesarios a nivel de banca?  Parece que sí, por un lado. Thomas Harding acaba de informar la correspondiente puesta en asignación de José Celestino Lopez, un movimiento esperado desde hace semanas, al menos por quien escribe.

Deberán replantearse los Rockies?

CarGo, día a día

Como ya saben, Carlos González sufrió una contracción en su ingle izquierda en el encuentro de este jueves contra Filadelfia. Su estatus actual es día a día. De acuerdo a lo que pudimos consultar, a primera vista no parecía de mayor gravedad, pero siempre estas percepciones no son de fiar, hasta tanto tengamos los informes médicos finales.

Viejo es el viento

¿Usted pensaba que iba a ver esta noche a Jason Giambi disparar 3 cuadrangulares e impulsar 7 anotaciones en el juego de hoy jueves? Nosotros tampoco.

Y es que en estos momentos, la hazaña del nativo de California es quizás la forma mas dramática de demostrar que, ante la poca ofensiva desplegada en los últimos días por los más jovenes de la camada, son los veteranos quienes han sacado la casta por los Rockies.

Giambi, aunque no ha tenido suficiente tiempo de juego, parece unirse a Todd Helton, quien a punto de cruzar el umbral de los 40 años, está mostrando marca de .323 producto de 40 imparables en 124 turnos, con 6 cuadrangulares y 10 dobletes. Para entender nuestro punto, solo debemos remitirnos a los 5 vuelacercas y 6 dobletes que ha podido disparar Carlos González, quien lo escolta con promedio de .242.

Así las cosas, hemos visto como han sido los llamados “Viejitos” del roster que han sido los protagonistas en más de una ocasión. Quien lo diría…

Franklin Morales a Boston

Ya el anuncio es oficial. El guariqueño Franklin Morales es traspasado a los Medias Rojas de Boston por un jugador a ser designado posteriormente. Esto no debe ser mayor sorpresa para nadie ya que se esperaba un cambio en el bullpen, y los Rockies estaban buscando hacerlo lo más rápido posible.

¿Cómo llegó Morales hasta aquí? Aquel sorprendente lanzador que tuvo marca de 3-2 y efectividad de 3.43 en 2007 pareció disolverse ante nuestros ojos (0-1, 3.86 en 14.0 entradas este año con 6 carreras otorgadas en 14 encuentros) sin conseguir la forma de poder dar a demostrar todo el talento que estamos seguros aún posee. Ahora forma parte de las piezas que en un bullpen no rindieron; y por ello vemos el cambio de organización para el nativo de San Juan de los Morros.

Material? Tiene. Repertorio? Tiene. Pero aún no lo sabe poner en práctica, no consigue despegarse de esa etapa mental que pareciera decir adiós a Jhoulys Chacin, pero que en Morales no termina de desprenderse. Su alta tasa de boletos otorgados lo demuestra.

Estamos seguros que Colorado quería más que estas consideraciones por Morales, pero hay movimientos que hacer y no mucho tiempo que perder. Lamentablemente ese no sería el único movimiento en puertas.

De vuelta a las portadas

¿De vuelta a la luz?

Así parece, tanto para el venezolano Carlos González como para los Rockies de Colorado. Luego que la escuadra se sumiera en un largo, prolongado y desagradable slump colectivo, los rocosos se enfrentaron a su más acérrimo rival, los Gigantes de San Francisco. Y parece que esta ha sido una receta para volverse a encontrar con aquella ofensiva tan temible que era la comidilla en 2010.

González ha empujado cinco carreras, incluyendo su segundo cuadrangular en el Coors Field esta temporada (lo cual no deja de asombrar), en los dos encuentros en los cuales los Rockies han despachado a los actuales campeones defensores de la Serie Mundial.

Vale destacar el tratamiento que ayer sufriera Tim Lincecum, quien recibiera la friolera de 9 hits y 7 carreras (3 de ellas limpias) para ser honestos. Esto no es lo que usualmente vemos del estelar lanzador de los Gigantes, y menos después de la medicina que propinara a los Rockies en su primera salida en Denver de esta temporada.

Claro que Colorado no ha llegado aquí por arte de magia. Ayer inclusive tuvieron su primer meeting de equipo de esta temporada a puertas cerradas. Buscando recuperar lo que parecía alejarse en el horizonte y no se encontraba. Nadie quiere desmejorar lo hecho por Todd Helton, lider histórico de esta franquicia, pero vamos a estar claros: pocos teníamos en mente que iba a ser precisamente Helton el catalizador de los maderos en las últimas semanas.

Si hay una circunstancia que puede levantar el animo de los Rockies en esta temporada es precisamente este: el haber vencido dos encuentros de forma consecutiva contra el equipo que hasta ahora se había convertido en un sambenito insoportable, y para más, han recuperado el Liderato del Oeste de la Nacional.

Los fanáticos solo esperan que en definitiva esta sea la luz radiante que indique el final del trayecto oscuro.

Borrón y cuenta nueva

capt.637ae625a8194cd4bdea343e9c88f9f4-637ae625a8194cd4bdea343e9c88f9f4-0.jpgMuy bien, a sacárselo de una vez del pecho. Ubaldo Jiménez no tiene aún una victoria en lo que va de temporada 2011. Eso lo tenemos claro. Entre problemas de cutícula, una recta que no termina de caminar, ya el resultado lo conocemos todos: 0-2, 5.88.

Ahora bien, podemos decir que el camino a la recuperación del quisqueyano iba a ser lento, quizás no creíamos que iba a tomar tanto tiempo, pero así lo ha sido y no hay forma de volver el tiempo atrás.

Hemos visto como ha habido progreso: en su última salida ponchó siete y permitió apenas una sola carrera. Siendo justos, fue un paso adelante.

Pero claro la pregunta es, ¿cuándo veremos a aquel Ubaldo otra vez, aquél que lanzó juego sin hit ni carreras y se catapultó como uno de los brazos más prometedores del béisbol?

Si le preguntas a gente como Chris Iannetta, te dirá que sigue estando ahí. Con una actitud y una forma de asumir esta situación que es digna de emular.

Fue quizás un tema de como su equilibrio no estaba siendo completo a la hora de hacer windup. Son aquellos cambios que para el ojo no entrenado pueden ser imperceptibles pero a la hora de la verdad hacen mucha diferencia.

Le corresponderá ahora a Jiménez demostrar que se hace borrón y cuenta nueva en su próxima salida, no sabemos si será este jueves después de la suspensión por lluvia del final de la serie entre Mets y Rockies o si será en una próxima oportunidad. Más sin embargo, Ubaldo sigue trabajando. Y aunque la impaciencia nos colme, esta en vías de volvernos a dar el espectáculo al cual estamos acostumbrados de su parte.

Para el olvido

capt.128859574af8462ca6a32d9eea1f46bf-128859574af8462ca6a32d9eea1f46bf-0.jpgLos Rockies de Colorado tuvieron un abril para el recuerdo, pero hasta ahora parecen tener un mayo para el olvido.

Después de una crucial serie en la cual fueron barridos por los Gigantes de San Francisco, incluyendo par de encuentros en los cuales fueron dejados en el terreno, los Rockies ahora se encuentran en un poco cómodo ligar: cuatro derrotas al hilo, con la escoba pasada por los actuales defensores de la Serie Mundial, y muchas dudas sobre cómo podrán mantenerse de aquí a final de temporada, sobre todo con una inhabilidad hasta ahora para vencer a sus rivales más cercanos.

Antes del juego de hoy domingo, según lo cuenta Troy Renck del Denver Post, el manager Jim Tracy parecía haber perdido su paciencia característica luego de estos juegos que se perdieron en el último inning. Sus dardos fueron apuntados hacia Ian Stewart y Felipe Paulino, y así les hizo ver antes de comenzar el encuentro.

Sin embargo, las fallas no solamente estan en estos dos. Luego de un sólido arranque en la carretera en abril, ahora tienen un promedio de bateo colectivo alrededor de .230, y apenas 10 carreras anotadas en las cinco derrotas de este último viaje. Su diferencia ahora esta recortada a apenas un juego por encima de los californianos. Pareciera que un bullpen cuya carga de trabajo pareciera empezar a hacer mella y un corazón ofensivo que no termina de carburar ahora son las características de los Rockies.

La buena noticia es que la temporada no termina hoy; pero el camino es bastante largo, eso sí.

A pesar de todo, supieron ganar

capt.21213136e56e4922af9eea875e18e4f0-21213136e56e4922af9eea875e18e4f0-0.jpgSí, éste fue un buen mes para los Rockies de Colorado. Los resultados están en los números: 17 triunfos y 8 derrotas, un empate técnico con el 17-7 de 1997. Ahora bien, ustedes podrán decir que mucho ha ocurrido para tratar de evitar que esto haya ocurrido: slumps ofensivos, pitcheo abridor errático, falta de batazos clave. Entonces, ¿cómo los Rockies siguieron ganando?

Pues bien, con un núcleo de toleteros confrontando momentos difíciles (No se hable del bajón de Carlos González, Troy Tulowitzki bajó del potro de los .300 y está a cuatro puntos de esa cifra óptima), y además viendo que sus grandes cartas de la apertura tampoco han sido lo mejor (Ubaldo Jiménez no fue “cuchillo” en su apertura de día inaugural, para luego caer producto de una cutícula infectada en la lista de incapacitados y aún mostrar efectividad de 7.20), se han apoyado en otros factores que han sacado la cara por este equipo:

El bullpen puede ser indicado como el gran responsable de este mes exitoso. Una efectividad colectiva de los relevistas de los rocosos de 2.64, cuarta más baja de la Liga Nacional, indica el buen ritmo que ha tenido; además que apenas los bateadores contrarios pudieron conectarle .226. Huston Street tiene más salvados que cualquier otro lanzador en el Viejo Circuito (10), y además el club en conjunto tiene 12 rescates.

Un factor “sorpresa” para los Rockies ha sido la buena producción del venezolano Jonathan Herrera: Tuvo una racha de cuatro juegos con más de un imparable, llegando a rozar en momentos promedios alrededor de los .380, actualmente colocado exactamente en .300, no es gran productor de carreras (5) porque además no es su rol, pero sí ha cumplido su parte a cabalidad y eso ha sido más que suficiente.

En los primeros días de la temporada, Tulowitzki tuvo un ritmo tan endemoniado que marcó récord personales en cuadrangulares (7), impulsadas (17), boletos (14), OBP (.385) y slugging (.617), pero su producción ha tendido a bajar, y es allí donde también el slump evidenciado por González, actual campeón bate de la Liga Nacional, se notó aún más. Con una ofensiva colectiva que no ha sido la mejor (.236), pudieron conseguir la forma de anotar carreras, lo cual es lo esencial en este juego, promediando 4.76 rayitas por juego.

Además del pitcheo y el bateo oportuno, el otro factor es la defensiva, y los Rockies tuvieron .989 de porcentaje de fildeo y la mayor cantidad de doble matanzas (30) entre la Nacional.

Todo indica que los Rockies están mejorando en dos aspectos de su “proceso” particular: por un lado, la falta de bujías y de ignición para anotar por otras maneras distintas al poder parece estar siendo cosa del pasado; y por el otro lado, este es un conjunto que, contrario al vía crucis del año pasado, está siendo eficiente y ganador en la carretera (10-3 fuera del Coors Field, 7-6 en su terreno).

Por eso podemos decir que, a pesar de los obstáculos, pudieron ganar los encuentros y mantenerse al tope del Oeste de la Liga Nacional. Todos esperamos que los slumps de González y Tulowitzki puedan poco a poco convertirse en tema pasado, y que Jiménez pueda recuperarse plenamente, cosa que no puede evaluarse completamente sino hasta dentro de dos salidas más. Mientras tanto, están mostrando la materia de la cual se hacen los equipos grandes: están ganando, a pesar de las circunstancias.

A %d blogueros les gusta esto: