A pesar de todo, supieron ganar

capt.21213136e56e4922af9eea875e18e4f0-21213136e56e4922af9eea875e18e4f0-0.jpgSí, éste fue un buen mes para los Rockies de Colorado. Los resultados están en los números: 17 triunfos y 8 derrotas, un empate técnico con el 17-7 de 1997. Ahora bien, ustedes podrán decir que mucho ha ocurrido para tratar de evitar que esto haya ocurrido: slumps ofensivos, pitcheo abridor errático, falta de batazos clave. Entonces, ¿cómo los Rockies siguieron ganando?

Pues bien, con un núcleo de toleteros confrontando momentos difíciles (No se hable del bajón de Carlos González, Troy Tulowitzki bajó del potro de los .300 y está a cuatro puntos de esa cifra óptima), y además viendo que sus grandes cartas de la apertura tampoco han sido lo mejor (Ubaldo Jiménez no fue “cuchillo” en su apertura de día inaugural, para luego caer producto de una cutícula infectada en la lista de incapacitados y aún mostrar efectividad de 7.20), se han apoyado en otros factores que han sacado la cara por este equipo:

El bullpen puede ser indicado como el gran responsable de este mes exitoso. Una efectividad colectiva de los relevistas de los rocosos de 2.64, cuarta más baja de la Liga Nacional, indica el buen ritmo que ha tenido; además que apenas los bateadores contrarios pudieron conectarle .226. Huston Street tiene más salvados que cualquier otro lanzador en el Viejo Circuito (10), y además el club en conjunto tiene 12 rescates.

Un factor “sorpresa” para los Rockies ha sido la buena producción del venezolano Jonathan Herrera: Tuvo una racha de cuatro juegos con más de un imparable, llegando a rozar en momentos promedios alrededor de los .380, actualmente colocado exactamente en .300, no es gran productor de carreras (5) porque además no es su rol, pero sí ha cumplido su parte a cabalidad y eso ha sido más que suficiente.

En los primeros días de la temporada, Tulowitzki tuvo un ritmo tan endemoniado que marcó récord personales en cuadrangulares (7), impulsadas (17), boletos (14), OBP (.385) y slugging (.617), pero su producción ha tendido a bajar, y es allí donde también el slump evidenciado por González, actual campeón bate de la Liga Nacional, se notó aún más. Con una ofensiva colectiva que no ha sido la mejor (.236), pudieron conseguir la forma de anotar carreras, lo cual es lo esencial en este juego, promediando 4.76 rayitas por juego.

Además del pitcheo y el bateo oportuno, el otro factor es la defensiva, y los Rockies tuvieron .989 de porcentaje de fildeo y la mayor cantidad de doble matanzas (30) entre la Nacional.

Todo indica que los Rockies están mejorando en dos aspectos de su “proceso” particular: por un lado, la falta de bujías y de ignición para anotar por otras maneras distintas al poder parece estar siendo cosa del pasado; y por el otro lado, este es un conjunto que, contrario al vía crucis del año pasado, está siendo eficiente y ganador en la carretera (10-3 fuera del Coors Field, 7-6 en su terreno).

Por eso podemos decir que, a pesar de los obstáculos, pudieron ganar los encuentros y mantenerse al tope del Oeste de la Liga Nacional. Todos esperamos que los slumps de González y Tulowitzki puedan poco a poco convertirse en tema pasado, y que Jiménez pueda recuperarse plenamente, cosa que no puede evaluarse completamente sino hasta dentro de dos salidas más. Mientras tanto, están mostrando la materia de la cual se hacen los equipos grandes: están ganando, a pesar de las circunstancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: